Pintar sin parar…

niños pintando, slow life, arno stern
Foto from: “Arno Stern Talking About His Life and Work ” via Youtube.

Hace unos días  escuché a una niña pequeña preguntarle a su madre  por qué debía ir al colegio  si no le gustaba… os podéis imaginar la respuesta ¿ verdad?: “Para aprender mucho y tener un trabajo muy bueno”….

Después me encontré con esta reflexión ( muy acertada) sobre las escuelas actuales: Escuelas obsoletas.   y no pude evitar pensar en lo incrustado que tenemos en nuestras cabecitas este esquema: Cuando  describimos a alguien, más allá de su apariencia física solemos recurrir a su profesión como algo que lo define. En muchos casos es cierto…

Se supone que las profesiones/trabajos/oficios deben ser así…claros, definidos, estables, bien remunerados, respetados e inamovibles… y todos deberíamos tener una “profesión” y ser muy “profesionales” en nuestros trabajos…porque eso define buena parte de nuestra vida.

Para conseguir esto vamos a la escuela desde muy pequeños ( a pesar de que “no nos guste”), después cursamos estudios superiores y si lo hacemos bien, nos convertimos en profesionales valorados y tendremos una larga vida profesional, siempre en el mismo sitio…Al menos así ha sido hasta ahora .

En función  de todo esto está organizada una grandísima parte de nuestras vidas…Obviamente tiene partes positivas: aprender, dedicarte a algo que te gusta, te motive, sea tu vocación y te paguen bien por ello,  es uno de los mayores placeres de la vida…

Pensando en este tema y en  alternativas al respecto llegué a esta pequeña entrevista con Arno Stern:  “Preparamos a los niños para el futuro en detrimento de su presente”  no es la única voz que alerta sobre lo absurdo de la escuela actual ( o del trato a la infancia en general) , afortunadamente cada vez son más y más las personas, escuelas, pedagogías y nuevos proyectos que surgen, intentando devolver a los niños el derecho a ser niños y en consecuencia personas felices.

Lo que más me atrae de la filosofía de Stern es la absoluta falta de competitividad, su trabajo se basa en dejar a los niños expresarse libremente mediante el dibujo y la pintura, no hay ningún propósito formativo detrás ( no son clases de dibujo), no se exhiben los dibujos después ni se puntúan de ninguna forma.

Solo se expresan. Ninguna expresión vale más que otra o esta mejor realizada, ninguna experiencia, sensación o sentimiento reflejado en esos dibujos es mejor que otro, porque esos dibujos no están hechos para ser mostrados o juzgados.

Los niños  los hacen para sí mismos, para y por su propio mundo, porque no hay ningún niño  mejor o peor que otro. A pesar de lo que muchas veces pensamos los adultos, no todo gira en torno a nuestro mundo, ellos tienen el suyo propio.

Y todos son singulares y únicos.

Me parece una idea tan obvia que me da mucho miedo lo fácilmente que ha caído en el olvido, en este mundo de marcas, récords , notas, titulaciones, comparaciones, cánones, reglas, metas  etc… en que hemos convertido la vida.

Si queréis conocer algo más sobre la vida y obra de Arno os dejo un pequeño video muy interesante:

 

 

Decididamente despacito por la vida , se vive  mejor.

Ya estamos más cerca….

Llevo un par de semanas sin asomarme por aquí , y no es por falta de ganas… ni mucho menos !!  Es porque no he dejado de trabajar en el blog , en sus mejoras y en el lanzamiento de la tienda de “Al escondite inglés” …de hecho “no debería” estar escribiendo esto, porque en breve debo migrar el blog  ( no os preocupéis, lo encontraréis en el mismo sitio de siempre ) y cada entrada que añada hasta ese día se convierte en un problema…..

Las fotos son caseras….pero no podía contenerme, tenía que contarlo.

¿ ¿ Que en qué lío me he metido?? En uno maravilloso , creedme… 

Llevo tiempo haciendo muñecos , juguetes y más cosas… y desde hace más de un año preparando esta maravillosa aventura y ya estamos cada vez más y más cerca…

En un mundo invadido por el plástico y los químicos recupero el tacto maravilloso de los materiales naturales… de los materiales de verdad. Los que hacen sentir y trasmiten.

Algodón y lana pura de oveja con certificados de producción ecológica , libres de químicos y producidos de forma ética y sostenible… y os lo puedo asegurar porque los hago yo, uno a uno con todo el cariño del mundo… 

Ya hay un montón de niños con sus nuevos amigos y cada vez que me mandan una foto con sus nuevos amigos se me cae la baba… no lo puedo evitar.

Cada niño tiene un nombre y cada nombre su historia…por eso mis muñecos llevan el nombre de cada niño, para ser parte de su historia…Porque van a ser parte de sus vidas por mucho tiempo.

 

Estoy deseando que lo veáis … aunque vaya despacio por la vida , ya estamos más cerca….

Atardeceres.

Ahora que entramos en la recta final del invierno ( a saber  qué nos traerá la primavera ) intento aprovechar para hacer algo que creo un lujo asiático en toda regla: salir al campo un día de frío  y volver a casa calentita…

Normalmente lo disfruto por las mañanas con los perros, porque por las tardes voy a trabajar y vuelvo muy tarde. Mi tarde libre (la única que tengo) la reparto  entre planes que solamente se puedan realizar por las tardes como cursos, eventos, talleres, etc… y dormir.

Pero el lunes pasado, no lo hice.

Ese día me fui por la tarde a dar un paseo por la ciudad , no por el campo… sin un propósito definido. Solo mirar.

Fue genial…y un pelín extraño.

Tengo tan tan tan interiorizado trabajar en un sitio a oscuras , sin ventanas  (no os asustéis, no estoy metida en una cueva… hablo de un teatro que por definición es un espacio estanco y oscuro… y como me paso la vida “entre bambalinas” no veo mucho la luz del sol) que no sabía lo mucho que echo de menos los atardeceres.

Pasamos tanto tiempo encerrados y tan poco al aire libre (aunque sea en la ciudad ) que algo tan normal como un atardecer se convierte en algo mágico.

Con un día libre a la semana, y por mucho que quiera ir despacio por la vida y me organice, os aseguro que no me suele dar tiempo a pasear por la tarde…  ni ver cómo cambia la ciudad o el campo al caer el sol… y me consta que no soy la única a la que le pasa.

Niños que pasan media tarde en actividades extra escolares y la otra media haciendo deberes en casa hasta que se hace de noche…. adultos con horarios IMPOSIBLES y completamente alejados de la conciliación o de la mínima lógica… trabajo a turnos… falta de espacios al aire libre en las ciudades o la imposibilidad de trasladarse a la naturaleza con regularidad …

No nos lo ponen fácil…y esto crea más problemas de lo que pensamos… acabamos desconectados del mundo y  la naturaleza se vuelve algo extraño… no hablo de las selvas de Brasil, hablo de cruzarnos un escarabajo en un camino de tierra …

Dejamos de fijarnos en nuestro barrio, en nuestros pueblo… en los cambios de nuestra calle hasta que ya es  demasiado tarde :  ¿¿Dónde esta la tienda del señor Mariano? ? ¿ ¿Por qué ahora hay un “made in china”??…

¿¿ Creéis que exagero?? Seguramente alguna vez habéis sentido algo como lo que comentan en este artículo : ¿Qué es la solastalgia?…  aunque no hayáis podido ponerle nombre.

Estamos consiguiendo algo realmente complicado y peligroso: desconectarnos del mundo que nos ha hecho como somos.

A pesar de todo, sé que tengo suerte… salgo al campo con regularidad  ( casi todos los días) con mis perros, observo y disfruto lo que pasa a mí alrededor…pero echo muchísimo en falta el ritmo de las cosas… mañana, tarde y noche… para mí el día solo tiene dos posiciones .. mañana y noche cerrada… y eso desgasta.

Afortunadamente podemos hacer más de lo que creemos al respecto. Puede que no podamos cambiar la sociedad ( aún ) pero podemos empezar a pequeña escala… recuperar el uso de los parques y jardines… no encerrarnos entre cuatro paredes…salir aunque haga frío, demasiado calor o llueva… El clima también es parte de la vida.

No trasmitamos a los niños  ( ni nos creamos nosotros ) que lo que “hay fuera” es extraño y que el único sitio seguro es entre cuatro paredes… ya sea un paisaje inexplorado, una calle en el pueblo o un atardecer en el parque.

jugando-en-la-ciudad-slow-life
Foto by:@alesconditeinglés

Carnaval, carnaval…

Estamos a mediados de febrero y aparte de la primavera en el aire , lo que se siente es “El Carnaval”. Siempre siempre  siempre me ha gustado disfrazarme, me parece muy divertido… pensar en el disfraz, fabricarlo, ponérselo y salir a disfrutar… no suelo perder la oportunidad de hacerlo.

Cuando yo era niña  ( ya tengo una edad ) no era habitual celebrar el carnaval en los colegios de mi ciudad , salvo en la función de Navidad aquí no se disfrazaba nadie… y yo me pasaba buena parte del verano jugando a eso… a disfrazarme. Supongo que mirando atrás no es tan raro que lleve 20 años dedicándome al teatro, aunque sea tras el escenario.

Hoy en día es distinto. Los niños se disfrazan en el colegio, no solo en Carnaval, también en Halloween y en Navidad… y si vives en una ciudad con tradición carnavalera , estos son tus días grandes…

Todo muy bonito. Muy divertido y liberador…. ¿¿O no??

Lo que sucede hoy en día en la mayoría de los colegios es la antítesis del Carnaval … niños que se disfrazan TODOS iguales, que NO eligen de qué se disfrazan , ni cómo…  Me cuesta muchísimo creer que haya muchos niños  a los que lo que más les guste , les atraiga o les llame la atención ,sea disfrazarse de yogur o de lata de refresco  junto a otros 30 niños vestidos igual que ellos….creedme , lo he visto.

 

Padres que en el mejor de los casos, preparan ellos solos ( sin la ayuda de los niños ) los disfraces , o que en la mayoría de las ocasiones compran cualquier cosa en una tienda “Made in China” sin importar de qué, cómo y por quién está hecho el disfraz que se va ha poner su hijo/a…

“Total  es un día”…Y así , la diversión se convierte en obligación…otra vez.

¿Por qué no aprovechar la oportunidad para dejarles elegir ?..  Para ver qué  o quién les llama la atención …Para echar un vistazo al mundo inconsciente de los más pequeños .¿¿Por qué dejamos esa elección en manos del profesor de turno ??

¿ Por qué 25 marineros iguales o 25 piñas ?…¿¿Por qué no permitimos la diversidad, ni siquiera en Carnavales??… ¿¿Por qué todos los niños deben ser iguales  hasta cuando juegan a ser distintos ??

Es algo que me cuesta mucho entender.

A parte de fomentar su independencia  ( aunque solo sea  un poquito) tomando decisiones sobre la elección del disfraz, podemos aprovechar para descubrir cosas que les llamen la atención , podemos dejarles que exploren y jueguen a “ser otros” a ponerse en “su piel” por un rato… pero para eso ellos deben poder participar en todo el proceso… no hacer solo de “percheros” porque ese día es “obligatorio” ir disfrazados…

Lo bueno de disfrazarse es que la diversión, no acaba cuando decides de qué te vas a vestir… es solo el comienzo.

Fabricar un disfraz es  de lo más divertido que se puede hacer con niños… no hace falta que sea nada complicado… a veces prestarles algo de nuestra ropa y un poco de pintura en la cara es más que suficiente para soltarse y dejar volar la imaginación.

Si tenemos más tiempo y más habilidad, podemos plantearlo como una actividad creativa en toda regla… (para que no digáis , os dejo unas cuantas ideas para Disfraces caseros usando materiales reciclados… algunos geniales….) .Lo importante es el proceso , no el resultado… lo bien que nos lo hemos pasado fabricando, no lo bonito o feo que quede al final.

Muchas veces no tenemos tiempo para hacer esto y acabamos comprando el disfraz que nos dicen…Me consta que en muchas clases intentan pedir disfraces “fáciles” ( lo digo en plural, porque suelen pedir más de uno )  y alegan que yendo todos los niños vestidos iguales no hay lugar a que se sientan discriminados por su disfraz…. a primera vista parece estupendo, pero si  lo analizamos detenidamente tiene trampa…

Expresarse libremente  no debería ser algo dictado por terceros, ni condicionado a lo fácil o difícil que sea lograr el disfraz… ¿¿No deberíamos estar fomentando  un ambiente de confianza en los colegios ( y en cualquier ámbito de la vida, ya que nos ponemos) para que los niños se vistan como quieran ?? ¿¿ Por qué evitar la ocasión , en lugar de enfrentarnos al problema (si surge ) y solucionarlo ??.

Podríamos aprovechar este momento para muchas cosas…para que se impliquen en conseguir lo que quieren , no dándoselo TODO hecho… para lidiar con la frustración de no lograr exactamente lo que se imaginaban .Conozco más de un caso de padres que se dejan autenticas mini-fortunas en disfraces , que sus hijos solo usan en una ocasión, para que el niño no “se lleve el disgusto” de no ser el mejor de la clase.

Hay que  valorar el camino y no solo el resultado. ¿ Te lo has pasado bien  ideando, haciendo y  jugando con tu disfraz ? ¿¿O solo importa ser el más chulo de la clase??

Diversión frente a competitividad.

Valoremos su opinión , tanto si quieren ir disfrazados como si no. Aprovechemos una de las pocas ocasiones que tienen los niños hoy día de explorar libremente y que prueben lo que les de la real gana…Ya sea ese disfraz tan mono de osito , que nos hace tanta gracia o el super héroe de turno.

 

disfraces-slowlife-diversión
Foto by: @Speak Now Photografhy via Pinterest

 

 

La elección es  suya.

 

 

 

La vuelta al pueblo…

pueblos, slow-life, recuperar y mantener
Foto by: @alesconditeinglés

Me gustan los pueblos, me encantan de hecho…. seguramente sea porque yo “no tengo pueblo”, mi familia es madrileña ( si, los gatos existimos, no somos un mito…) y de pequeña no podía hacer eso tan español de “ir al pueblo” de veraneo…

Para solventar la situación, mis padres compraron una parcela en un pequeño pueblo a las afueras de Madrid ( cuando 60 km de distancia significaban llegar a un universo diferente) y fue “nuestro pueblo”. Nada les agradeceré más.

Pero claro, no es lo mismo que ser del pueblo …para bien o para mal… allí nadie me conocía, y mis acciones no tenían repercusión,más allá de alguna gamberrada a las vacas del lechero, y cuando quería volvía a la ciudad y sus comodidades…la parte mala es que me perdí la solidaridad vecinal… esa sensación de pertenecer a algo más grande que tu familia y amigos… de ser del pueblo.

Muy bucólico todo, lo sé.

Cuando los pueblos empezaron a despoblarse y sus habitantes vinieron a las ciudades, se trajeron parte de esto con ellos… al menos por un tiempo. Muchos habéis tenido esos vecinos de rellano que son como una extensión más de vuestra propia familia… Yo no.

Cuando era pequeña nos mudamos muchas veces, así que era difícil entablar ese tipo de relación… y como a nosotros le pasó a mucha gente… y esa costumbre también se perdió.

Ahora casi ninguno nos RELACIONAMOS con  nuestros vecinos… yo la primera, aunque debo decir en mi defensa,  que al menos empiezo a conocer un poco mejor a los que tienen perro… compartir paseos es lo que tiene… que hablas.

Os cuento toda esta parrafada, porque me he encontrado esta semana con varias noticias que me han hecho pensar mucho sobre este tema.

Sobre lo aislados que vivimos en las ciudades, donde paradójicamente estamos rodeados de gente. Sobre el tabú que supone para muchos pedir ayuda del tipo que sea  o compartir cosas con  sus vecinos…. y si, todos tenemos “ese”vecino al que no queremos ver ni en pintura, pero hablo en general…

Por eso me ha encantado esta noticia: ¿Me dejas una taladradora o un disfraz de dragón ? una aplicación que recupera el intercambio de cosas entre vecinos del mismo barrio. Empezó en barrios de Barcelona donde ya había un fuerte tejido social (pequeños pueblos, al fin y al cabo) y se va extendiendo… si la tecnología nos ayuda a vencer la timidez para conocer, ayudar y compartir con nuestros vecinos BENDITA sea… además ejercemos un consumo responsable.

Otro de los grandes problemas de las ciudades, que nos aleja cada vez más de nuestro entorno y de nuestros vecinos, es la desaparición del pequeño comercio.  Creo que todos sabéis de lo que hablo, manzanas enteras  llenas de las mismas franquicias que cambian de personal cada seis meses…por no hablar de los centros comerciales…Pasa en todas las ciudades.

Así es imposible establecer ningún lazo con nadie, ni con el dependiente ( que no va a estar allí dentro de seis meses ) que  vende exactamente lo mismo que las otras tiendas de la franquicia, ni conocer a los otros clientes. Lo mismo  pasa cuando haces la compra a doscientos por hora en el autoservicio de cualquier gran cadena de supermercados.

Afortunadamente cada vez hay más conciencia del problema y aunque será una batalla complicada, creo que merece la pena lucharla… recuperemos los barrios y a sus comercios, tendremos unas ciudades mejores.

yo-compro-en-el-pequeno-comercio
Ilustración by:@Kireei

Hasta ahora os he hablado de los barrios y las ciudades …¿Qué pasa con los pueblos de verdad? ¿Cómo están las cosas por allí?….

Pues no muy bien, la verdad…. despoblación, envejecimiento, falta de servicios, falta de oportunidades, etc…Pero no todo está perdido.

Cada vez son más y más las personas que deciden quedarse ( y no irse a las ciudades) y  también  están los que deciden volver. Se recuperan oficios, pueblos, tierras, se inventan nuevas oportunidades de negocio, etc…No es fácil… de hecho es muy complicado, pero ahí están…. como por ejemplo en Asturias donde han puesto en marcha esta estupenda iniciativa :

El trueque online esta transformando las economías rurales de Asturias  donde nos cuentan  cómo los que decidieron quedarse en los pueblos mineros de Asturias, recurren al trueque ( en su versión más moderna, eso si…) para ayudar a sus economías y de paso a sus pueblos …que no todo es turismo rural de postal.

Asturias,slow life,supervivencia pueblos
Foto by: @alesconditeinglés

Qué queréis, seguramente tenga muy idealizada la idea del pueblo, y sé que a esta guerra le quedan muchas batallas, pero soy optimista y creo que recuperar y mantener  todas estas cosas nos hace la vida mejor a todos.

 

 

Estemos o no en el pueblo.

 

 

A la calle…!!

Hoy no os voy a contar una historia…os la voy a enseñar:

Video from : “Bicycle Dutch “by Mark Wagenbuur

El video está en holandés subtitulado en inglés y es un resumen de unos 10 minutos de un documental  de el mismo título, que en su día emitiera la televisión holandesa.

Cuenta la historia de cómo los niños de un barrio de Amsterdam (De Pijp) cansados de ver que sus peticiones sobre un barrio más humano, con espacio para jugar y sin coches eran sistemáticamente IGNORADAS y de cómo el número de atropellos mortales de niños que jugaban en la poca calle que les quedaba disponible, subía como la espuma… SE MOVILIZARON y llegaron a crear todo un movimiento, que desembocó en el modelo de ciudad holandesa que conocemos hoy.

Ciudades para VIVIR.

¿¿ Qué opináis de esta MARAVILLA ??

Aprendamos.

No sé si os suena el nombre de Nancie Atwell, probablemente salvo que seáis  maestros o estéis ligados a la enseñanza no mucho… pero es una tía impresionante. .. me vais a perdonar las confianzas…  lo digo porque es capaz de hacer algo realmente difícil.

No es que tenga superpoderes, quizá un poco si, pero no alardea.

Os cuento por si estáis despistados: Nancie es una maestra que lleva 40 años enseñando      ( ya solo eso le da algún punto )  pero no solo se limita a enseñar, ha sido  y  aún es capaz de despertar la pasión por la lectura en miles de alumnos y en muchos profesores.

Desarrolla pedagogias para la enseñanza de la lectura y la escritura y ha fundado un centro  ( Center for Teaching &Learning ) donde las enseña y las pone en práctica.  Por todo esto le han dado el  “Global Teacher Prize” ( el Nobel de los maestros ) , es autora de varios libros y consigue ( nada más y nada menos), que sus alumnos lean una media de 40 libros al año…!!!!! …y por supuesto no les obliga a ello.

Todo esto os lo hubiera podido contar igual copiando y pegando un enlace, pero me hace especial ilusión escribirlo y contarlo con mis palabras.

Puede parecer una tontería… pero por desgracia no lo es.

Para que me entendáis, voy a dar un pequeño rodeo y os voy a llevar al teatro. En el teatro donde trabajo, solemos hacer funciones para estudiantes. Invitamos a los profesores y tutores a los ensayos generales , para que vean si les interesa la función y en varios casos hacemos cuadernos didácticos sobre determinadas funciones.

Ahora estamos representando “La Celestina” y ayer vinieron dos institutos a ver la función. Como ya conocéis esa faceta mía de poner la antena a conversaciones ajenas, no os sorprenderá lo más mínimo que ayer me paseara entre los chavales, mientras esperaban que abriéramos las puertas a ver que decían.

La mayoría no pensaba para nada en el teatro, más bien, pensaban sobre junto a quién se iban a a sentar ( cosas de las hormonas a esa edad), varios comentarios sobre que habían ido OBLIGADOS, pero me llamó mucho la atención un grupo de unos 10 alumnos que hablaban con uno de los profesores/acompañantes  sobre la obra que iban a ver; sobre el argumento y el libro (“que habían tenido que leerse”) y prácticamente NINGUNO consiguió hilar más de dos frases con sentido sobre el argumento de la obra.

Lo peor, es que SÍ sabían de qué se trataba, aunque tardé un rato en darme cuenta. Supongo que este profesor  hizo bien su parte y los chavales tenían una idea bastante aproximada de lo que iban a ver. Lo lamentable es que no eran capaces de explicarlo.

No podían comunicar oralmente algo muy básico.

Como sé muy bien (porque lo vivo en “mis carnes” cada nueva entrada del blog ) es muy muy, pero que muy difícil comunicarse con otra persona por escrito. Lo que suena tan bien en tu cabeza, no queda tan bien cuando lo escribes… y teniendo en cuenta que hoy en día, usamos la comunicación escrita para un montón de cosas ( emails en el trabajo, WhatsApp, blogs, editoriales, etc…) me parece que tenemos un problemita…por decirle algo.

Estos chavales no se expresan bien por la sencilla razón, de que nadie les ha enseñado ( no estoy menospreciando la labor de los profesores, me refiero al sistema que les ha tocado vivir)… donde las horas de lectura cada vez brillan más por su ausencia, donde en las clases no se dedica un solo segundo a enseñar a hablar en público, a debatir, a intercambiar ideas y/o sentimientos y  que los demás los entiendan.

A comunicarse.

Por eso Nancie Atwell me parece una tía tan impresionante. .. enseña a sus alumnos a leer y a disfrutar leyendo… porque esa es la mejor manera de enseñar a escribir y comunicarse por escrito.  Les enseña a recomendar y/o criticar los libros que han leído, para defender sus ideas… utiliza los talleres de lectura para que los alumnos  exploren sus intereses y sus límites, qué les gusta, qué no, el porqué … y cómo contárselo a los demás, de palabra y por escrito.

Les enseña algo PARA TODA LA VIDA  independientemente de lo que luego hagan.

Deberíamos aprender.

 

"Pasión por la lectura". Eugeni Forcano. Barcelona-1962
Foto by: Eugeni-Forcano.”Pasión por la lectura”.Barcelona 1962.