Caracoles veloces…

Lechugas en Polendos (Segovia), slow life,huerta.
foto by: @alesconditeinglés

Mientras pensaba en esta entrada, me he dado cuenta de que muchos de mis post hasta ahora empiezan con la frase “cuando yo era pequeña”… y me temo que este no va a ser menos… Esta es una de las ventajas inesperadas de meterme en este lío,  me permite poner en orden muchas de las cosas que me marcaron de pequeña… casi todas ellas sin saberlo, y que ahora salen a la luz…

Cuando yo era pequeña, mi madre solía comprar lechugas a un viejecito ( por aquellas me parecía que debía tener 200 años…) que tenía un pequeño puesto en la puerta del mercado… ni siquiera dentro. Lechugas, ajos y patatas era toda la producción de su huerta.

Un día, en una de las enormes lechugas, nos encontramos un caracol vivito y coleando… no me preguntéis el  porqué, pero le puse de nombre “Veloz” y le saqué a vivir al geranio que había en la ventana. Vivió bastante.

Desde ese día, cada vez que comprábamos lechugas buscaba dentro… con el paso del tiempo, el  viejito dejó de ir al mercado y nosotros empezamos a hacer la compra en una gran superficie… muy limpia, muy brillante…y sin caracoles…

NO  volví a comerme una lechuga como esas, en mucho tiempo…  puede que las lechugas del hipermercado estuvieran más limpias… pero  os aseguro que no sabían a nada…

Cuando empecé con esta aventura de ir más despacio por la vida, uno de los primeros aspectos que cambié fue la alimentación…no es que antes comiera especialmente mal… pero ahora cuido muchísimo más lo que me meto en el cuerpo… .y como lo que vivimos de pequeños, nos marca de mayores, debo confesar que echo mucho en falta  aquellas maravillosas lechugas …!!! Echo de menos las sensaciones que me producía la comida de pequeña… los olores, por ejemplo.

Aparte de hacer la compra en comercios de proximidad, intento que nuestros alimentos sean lo más ecológicos posible, en la medida de lo posible. Pero seguía añorando algo, no solo las lechugas con premio, también coger higos en verano o las escarolas del pueblo donde veraneábamos… vamos, que me tira la vida rural…

Así  que el año pasado, me armé de valor y empecé un pequeño huerto… y aquí, es donde me gustaría contaros que todo salió maravillosamente bien y que fue facilísimo….va a ser que no…

No es que fuera un desastre, de hecho comimos unos tomates deliciosos hasta bien entrado el otoño, y en cuanto a hierbas aromáticas no tengo que preocuparme… pero fue una tarea  más complicada de lo que esperaba…

Mis primeros tomates, slow life, mini huerto.
Foto by: @alesconditeinglés

Al principio pensaba que las semillas que guardaba (cuando se daba la circunstancia de encontrarme con un tomate que supiera a algo) no germinaban por mi poca experiencia  en el mundo de la huerta… pero tiene más que ver con esto http://www.picaronablog.com Porque no germinan las semillas de hortalizas compradas…  ( en este blog estupendo os lo cuentan todo ) para sacar semillas de cualquier hortaliza esta debe estar madura del todo… y hoy en día eso es casi imposible en una hortaliza comprada en un hipermercado… Las malditas prisas otra vez…

Los plantones de tomates de la foto, me los trajo un compañero… su familia lleva plantándolos y recogiendo las semillas para el año siguiente en un pequeño pueblo de Segovia, desde hace varias generaciones… y se nota…con mucho los mejores tomates que he comido en tiempo…

Al principio salió todo bastante bien…  tuvimos algunos problemas cuando descubrí  un pequeño gusanillo verde que se comía las hojas… algo muy normal en este tipo de cultivos… como no había muchos, y estas plantas son bastante fuertes, los retiraba a mano cada mañana y los tenía controlados, pero llegó el momento de irnos de vacaciones… y si no estoy, como los controlo???

Empezó  aquí mi lucha para encontrar remedios naturales para mi mini-plaga ( debo aclarar que las plantas eran muy resistentes, y que debe ser por ello que los malditos gusanillos también, de lo que se come se cría…) Ninguno de los remedios caseros que encontré en internet valió… así que dos días antes de irme de vacaciones me resigné a buscar algún producto comercial ecológico para solucionarlo… Finalmente lo encontré..(.http://www.ecoagricultor.com/combatir-plagas-en-el-huerto-ecologico/ )pero os aseguro que fue una búsqueda contrarreloj…. muchísimos de los productos que se anuncian como insecticidas ecológicos en el fondo NO LO SON… simplemente son menos malos..

Este año espero plantar bastantes más tomates y puede que algún día llegue a conseguir calabacines como este…(Cortesía de nuestros amigos de Cabañas de Polendos, Segovia)

Calabacines de Polendos, slow life, super huerto
Foto by : @alesconditeinglés

… y  también mis primeras lechugas…Despacio todo sabe mejor….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s