La vuelta al cole…

Ya tenemos aquí al mes de septiembre… ese que muchas veces marca más el principio del año, que el propio mes de enero… Para mí es así, desde hace años… desde “la vuelta al cole..”

De pequeña me suponía un problema… aunque fui bastante buena estudiante, la disciplina no era para mí… lo que siempre hacía los cambios de curso, algo problemático.

Me acostumbré a pensar en septiembre como “borrón y cuenta nueva”…pero nunca me salía bien… la rebeldía es lo que tiene…
Recuerdo que lo que más me costaba asumir, eran los horarios… Entrar al colegio puntual, el horario de la comida, el rato del recreo ( y ni un minuto más)… la duración de las clases :¿¿ Por qué plástica o historia se pasaban volando y matemáticas ERA ETERNA ??   ¿¿ Por qué solo podíamos coger un libro de la biblioteca para “hacer algún trabajo”? ¿Leerlo por pura curiosidad, no era bastante?? … y no era solo en el colegio, en casa los horarios y las rutinas también volvían a la “normalidad”…

Pero… ¿¿ qué es la NORMALIDAD??…

De acuerdo  que los niños necesitan una cierta rutina y unas normas básicas, para sentirse seguros y tranquilos… pero no dejamos ni un solo hueco a la improvisación… a respetar el tiempo de los niños y lo que les apetece hacer…

¿¿Tan terrible es que un martes se acuesten media hora más tarde, porque están leyendo un cuento ??…  Y si a la hora de comer, prefiere jugar… ¿que mal hay en ello?  Soy de las que piensa, que jamás hay que obligar a un niño a comer…O darles tiempo suficiente de disfrutar  de las cosas que les gustan, aunque no se ajuste a nuestros horarios…

Hay que dejarles usar su tiempo y descubrir sus deseos, no solo en el colegio, también en casa. Algo que antes por lo menos, podíamos hacer en verano… yo particularmente me olvidaba completamente de los horarios “impuestos” :respetaba las comidas ( y de milagro…) más que nada, porque a cierta hora mi madre quitaba el plato de la mesa…  pero jamás llegaba tarde a jugar con mis amigos…cosas de veranear en un pueblo…

No sé vosotros pero  yo, lo que peor llevo de volver a trabajar, es NO SER DUEÑA DE MI TIEMPO… exactamente igual que cuando empezaba el colegio…Después de pasar más de un mes dejando correr el tiempo y haciendo mí santa voluntad en cada momento, la vuelta a la realidad escuece…porque parece que NO TENEMOS TIEMPO de nada… (algo que en gran parte es cierto, no nos engañemos )… pero que si lo miras detenidamente suele tener trampa…

Somos nosotros mismos, los que muchas veces nos saboteamos…

¿¿¿ Cuántas veces nos vamos a la cama  temprano un miércoles y nos dan las dos de la mañana viendo la TV ???   Sin embargo pensamos que no es apropiado organizar una cena un miércoles, porque hay que madrugar…

Perdemos nuestro valioso tiempo libre en cosas que “deberíamos hacer” y que  no nos apetecen y luego nos damos cuenta de que no son REALMENTE necesarias…  o muchísimo peor aún, hacemos lo que deseamos y nos sentimos culpables, por dejar de lado “cosas importantes” y que, muchísimas veces  más de las que nos gustaría admitir NO SON URGENTES…

Seamos sinceros:  cosas impepinables en el mundo hay pocas… lo demás es  cuestión  de prioridades…Obligaciones y necesidades tenemos todos, pero creedme… no son tan urgentes como nos quieren hacer ver...

mafalda, slow life,vida alternativa
Foto : “Mafalda” by Quino.

Al final si nos descuidamos, vivimos nuestro tiempo como si volviéramos al  colegio, una y otra vez… mucha obligación y muy poca diversión… y ese va a ser mi propósito de “año nuevo” :

Mucha más diversión  y menos obligación…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s