El peligro de la prisa.

O cómo las prisas no son buenas para llevar una vida slow…

Esta última semana y probablemente las dos siguientes serán de  una actividad extrema para mí… algo aparentemente muy alejado de la vida slow que pretendo llevar. Las prisas nunca son buenas compañeras, pero cuando entras en la rueda de la contrarreloj parece que tus posibilidades de llevar una vida más tranquila y sostenible bajan considerablemente…

Son esos días en los que por ejemplo, la tentación de comer “cualquier cosa y de cualquier manera” aparece en todo su esplendor…donde “perder”  una hora en la cocina es un lujo que no te puedes permitir… donde te da igual en qué venga la comida envuelta y los aditivos que lleve, mientras tú no tengas que prepararla…adiós a tu intención de llevar una vida zerowaste… todo está relacionado.

Pero si de algo me he dado cuenta, es de que es precisamente en estos momentos cuando es más importante parar, cocinar y pensar con la cabeza.. Es ahora cuando necesitas un extra de calma en tu vida, no cuando todo está tranquilo…

Ahora “perder” una hora en la cocina se puede convertir en tu mejor aliado. Siempre he pensado que no le dedicamos la atención necesaria al hecho de comer ( no a los alimentos que tomamos, que también)  si no a sentarnos TRANQUILAMENTE a comer.

Identificamos la rapidez como algo bueno por sí mismo, independientemente del contexto en donde se dé y hemos convertido los momentos en que nos recargarnos, física y anímicamente en algo malo… la famosa “comida rápida” o el no menos famosos “no pierda tiempo cocinando”

¿¿ Perder el tiempo  cuando lo que realmente estoy haciendo es cuidarme?? 

Hace unos meses  ya os hablé de ello en este post  y precisamente ayer, cuando me atacaba la tentación con todas sus ganas me acordé de este video :Lo que todos podemos aprender de los franceses a la hora de comer. ( está en inglés pero se entiende bastante bien) no habla de llevar una vida más sostenible, pero si de recuperar esas cosas que hacen mucho más positiva la vida, como disfrutar de una buena comida.

Sentarse a cenar tranquila, disfrutar de una comida hecha con cariño ( que tampoco se tarda tanto en hacerla) fue mucho más terapéutico para mí, que añadirle dos horas más al día, para hacer más cosas. Salir corriendo a comprar algo pre-cocinado, que genere un montón de basura en mi cocina, no va a hacer que me sienta mejor, ni que el tiempo me cunda más.

Y vosotros ¿ sois de los que paráis cuando según el mundo deberíais correr?

tTiempo para lo importante, slow food, slow life
Foto from:@parisenimages.fr
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s